viernes, 11 de julio de 2008

¡Qué calor!

El título de este post es lo que llevo diciendo toda la semana, y es que no es para menos si se está a 43º a las cuatro de la tarde. Esta ha sido la temperatura que he encontrado hoy al salir del trabajo, y el resultado de estos calores es el catarro que tengo ahora. La verdad es que no es para menos si se tiene en cuenta lo siguiente: Llego a la oficina a las ocho de la mañana con un calor espantoso, todo el día con aire acondicionado; salgo de la oficina y en la calle hace un calor insoportable, entro en el coche y pongo el aire; llego a casa y pongo el aire; me echo la siesta y me da frío, así que me tapo con una manta y quito el aire acondicionado; me despierto al ratito con mucho calor; el resultado de varios días a este ritmo ha sido: CATARRAZO PARA CELEBRAR EL FIN DE SEMANA!

Así que este fin de semana no va a ser precisamente bueno, además de tener que ir a la oficina a ayudar a mi marido porque está hasta arriba de trabajo, voy a estar con el pañuelo en la mano contínuamente.

1 comentario:

Colectivo Mutante dijo...

lo que todos decimos en Murcia, ¡hasta los patos!


http://www.mutantesdelsegura.blogspot.com

verdad?